por Nicolas Rodriguez

CÓMO PREPARAR UN EXAMEN
INTRODUCCIÓN
Imagina a tu profesor intentando leer un examen con una letra pequeña, irregular, ilegible y hecha sin cuidado. Con los folios llenos de tachones, dibujos minúsculos en los que no se aprecia lo representado y encima sin letreros que indiquen qué es cada cosa. La respuesta a las preguntas no tiene nº y está fragmentada por lo que no sabe dónde empieza ni acaba cada respuesta ni a qué pregunta corresponde. Cuando consigue “traducir” aquello, es un “rollo patatero”, desordenado y repetitivo lleno de frases sin contenido o que responden a cosas que no se han preguntado, hasta el punto que el profesor piensa “este alumno debe creer que soy tonto” y “¡Qué forma más inútil de perder el tiempo!”. ¿Crees que estará propicio a perdonar errores y ser generoso y benevolente? ¿Crees que pondrá buena nota?
Menos mal que como los folios no tienen puestos los datos personales…, no sabe quién es el autor de esa “obra de arte” (aunque lo sospecha)
Para evitar esta situación vamos a ver cómo preparar un examen
PRINCIPIOS GENERALES
  • El examen es una oportunidad para que el profesor aprecie nuestros conocimientos, nuestra preparación y nuestra calidad como estudiantes (al menos sabemos cómo hacer un examen) No es un mal trago que hay que pasar cuanto antes. Debemos mostrar, seducir y convencer. Debemos enrollarnos con el examen y con la satisfacción de la tarea bien hecha. Hemos dedicado mucho tiempo a estudiar; no estropeemos en una hora el trabajo de muchos días. Ahora es el momento de obtener uno de los frutos de nuestro esfuerzo: sacar una buena nota. No olvidemos que otro de los frutos es todo lo que hemos aprendido.
  • Consecuencia de lo anterior, es que debemos intentar que la lectura y corrección de nuestro examen sea lo más fácil y agradable posible.
ANTES DEL EXAMEN
  • Estudia cada semana lo visto en ella. El PRINCIPAL y MÁS FRECUENTE error es dejar el estudio para el último día. Consecuencias:
A) No se comprenden las clases y se hacen más aburridas. Los contenidos de las asignaturas suelen ser piramidales o secuenciales y su comprensión necesita el conocimiento de lo explicado en días anteriores.
B) Al no comprender, no tomamos bien los apuntes y se nos hace difícil atender y tomar notas.
C) No se aprovechan las clases. En ellas, se memoriza (cuando se comprende de lo que se habla).
D) No se recuerdan las explicaciones ni los detalles comentados por el profesor que ayudan a la comprensión y la memorización. Nos enfrentamos al libro solos, como si no hubiéramos ido a clase. No aprovechamos al profesor ¡Qué pérdida de tiempo y esfuerzo!
E) Después de tanto tiempo, ni siquiera nosotros sabemos qué quieren decir nuestros apuntes tomados a toda prisa.
F) Lo estudiado días antes del examen, con poco tiempo y bajo presión, se olvida rápidamente.
G) No se estudia adecuadamente y se pone demasiado énfasis en la memorización y poco en la comprensión de las ideas, distinción de lo esencial y circunstancial y en el esquema del tema.
H) No se comprenden ni se realizan bien las actividades. No cumplen su función de consolidar conocimientos y detectar errores.
I) No se puede profundizar en aquellos aspectos que más te interesan.
J) No se disfruta con el estudio.
K) Se va al examen cansado, desanimado y desmotivado.
Vuelve a leer esta página. ¡Cuántas consecuencias negativas tiene el no seguir el desarrollo de la asignatura! Nos hace perder tiempo y esfuerzo y no obtener resultados.
  • Prepara el examen con varios días de antelación, no sólo el último día. Permite que los conocimientos sedimenten y surjan las dudas.
  • Sigue una dieta equilibrada y adecuada a tus necesidades energéticas. Para estudiar hacen falta vitaminas, sales minerales y lípidos insaturados. Las frutas, verduras y hortalizas son muy ricas en vitamina C y sales minerales. La leche y los huevos en proteínas, lípidos y toda clase de vitaminas (A, D, complejo B), los cereales integrales en vitaminas del complejo B. Los frutos secos (almendras, nueces, avellanas, pipas) en lípidos insaturados y vitaminas liposolubles (A, D). Como fuente de energía toma cereales, pastas, patatas, frutos secos.
  • Duerme y descansa bien la noche anterior. Llegar fatigado y con falta de sueño no es una buena estrategia.
  • Evita las comidas copiosas y el ir con hambre al examen.
  • No tomes drogas (café, alcohol, tabaco, estimulantes, etc.) y menos antes de un examen o para prepararlo. Las fuentes naturales de energía son el contacto con la naturaleza, el sol, la playa, la montaña y el ejercicio. Si por alguna razón estás bajo de energía, duerme más o puedes tomar, puntualmente, jalea real o polen. Las vitaminas del complejo B y la lecitina son buenas para el sistema nervioso y las neuronas.
  • No estudies precipitadamente momentos antes del examen; produce confusión. Dedica ese tiempo a relajarte y concentrarte.
  • Prepárate: lleva varios bolígrafos de varios colores, escuadra y cartabón pequeños (por si te piden gráficas o un dibujo), kleenex, reloj. Si usas tipex o goma, lleva el tuyo. En el examen no pidas materiales a un compañero. Además de que interrumpes su concentración, puede interpretarse como intento de copia.
  • No abuses del tipex. A veces es mejor, sencillamente, tachar. Es mejor el tipex tipo cinta que el de pincel, que es muy sucio. Si vas escribir encima del tipex (cosa que yo no haría) espera a que se seque.
  • Vístete con ropa cómoda, fresca (en los exámenes se suda y suele hacer mucho calor) y adecuada. No hace falta llevar traje, pero tampoco pantalones cortos, camiseta de tirantes y chancletas.
EN EL EXAMEN
  • Apaga el móvil. Mira la hora de vez en cuando para controlar el tiempo.
  • Encima de la mesa sólo debe haber materiales de escritura y opcionalmente reloj. Guarda todo lo demás (incluido tu estuche) y especialmente libros y apuntes en tu cartera, no debajo de la mesa. No te metas las manos en los bolsillos, ni hagas movimientos sospechosos de intento de copia. Si necesitas kleenex, deja el paquete encima de la mesa.
  • Adopta una postura adecuada. Mantén tu columna vertebral erguida. Apoya el codo para escribir. No se puede hacer buena letra con el codo en el aire. Tu cabeza ha de estar, como mínimo a 40 cm del papel. Cuida tu vista y tu columna vertebral.
  • NO HAGAS PREGUNTAS NI CONTESTES A TUS COMPAÑEROS. Las preguntas se hacen al profesor.
  • 6 primeros minutos: respiración profunda, decreto y trataka.
  • Presentación; letra clara, dibujos grandes y con rótulos, márgenes amplios, apartados de las preguntas claramente separados, numera folios, densidad adecuada, no aprietes líneas y dibujos. Cuando se fragmentes una respuesta, escribe “continúa en pág. nº” al final del primer trozo, y al comienzo del segundo “continuación pregunta nº” y “viene de pág. nº”. Es decir, facilita la tarea al corrector, no lo vuelvas loco ni lo irrites.
  • Antes de empezar a escribir en un nuevo folio, pon tu NOMBRE y APELLIDOS y nº folio. No lo dejes para el final.
  • En ecuaciones y cálculos pon las fórmulas, ecuaciones y los desarrollos. Permite que el profesor valore los conceptos, aunque haya equivocaciones en los cálculos.
  • En gráficas pon título, variables y unidades.
  • Lee atentamente (y sigue) las instrucciones. No hagas preguntas ya respondidas en ellas.
  • Haz una lectura rápida del examen para hacerte una idea de su extensión, naturaleza de las preguntas y nivel de dificultad de cada una.
  • Contesta primero lo fácil y corto. Deja para el final las preguntas sobre las que tengas dudas.
  • Haz una lectura comprensiva del enunciado. Contesta a lo que se pregunta (no otra cosa) y sólo a lo que se pregunta. Contar lo que no se pide demuestra ignorancia. Estructura no es lo mismo que función, las causas no son lo mismo que los efectos, los precedentes de un fenómeno o proceso no son lo mismo que el desarrollo o las consecuencias.
  • Ordena los contenidos de tu respuesta, haz mentalmente un guión. Si la pregunta es muy larga o compleja puedes hacerlo escrito y ponerlo al principio de la respuesta. Este guión aclara las ideas, evita omisiones y reiteraciones y ahorra tiempo.
  • La extensión de la respuesta ha de ser adecuada a la puntuación de ésta y al tiempo global disponible. Dedicar demasiado tiempo a una pregunta no mejora la calificación de ésta y resta tiempo para otras. Recuerda que cada pregunta tiene una calificación máxima.
  • No divagues, no cuentes rollos, no escribas por rellenar. Sé concreto y preciso. Cada frase ha de expresar una idea. Evita las oraciones largas y de estructura compleja.
  • Cuando una pregunta tenga varios apartados, separa claramente la respuesta a cada uno de ellos. Recuerda que tu estrategia es facilitar la labor al corrector: obtendrás mejores calificaciones.
  • Repasa el examen si te queda tiempo (nombre y apellidos, nº página). Relee todo lo que has escrito. Es probable que encuentres errores. El objetivo no es irse cuanto antes, sino hacer el examen lo mejor posible.
  • Entrega cuando se te pida. Nunca después, no te arriesgues a que te dejen con el examen en la mano porque ha acabado el tiempo de entrega.