OPTATIVAS DE BACHILLERATO
PROYECTO INTEGRADO
Relevancia y sentido educativo
La sociedad del siglo XXI es cada día más compleja
y ofrece mayores oportunidades a sus miembros, pero,
también, demanda una ciudadanía más y mejor formada,
que tenga capacidad para acceder a la información,
analizarla, valorarla y adoptar decisiones sobre una amplia
gama de cuestiones, para investigar y para llevar a
la práctica iniciativas diversas en los ámbitos económico,
tecnológico, artístico, humanístico, etc.
El conjunto de materias que curse el alumnado en el
bachillerato debe proporcionarle una formación general y
una cierta especialización, de acuerdo con sus intereses,
aunque la gran variedad de ciclos formativos superiores,
estudios universitarios y opciones profesionales que se le
ofrecen al terminar la etapa hace imposible definir un itinerario
idóneo para todas ellas. Es preciso, por tanto, que
el alumnado haga una buena selección de materias, que
le proporcionen una formación sólida en los aspectos que
más le interesen, una formación en la que no puede faltar
la adquisición de estrategias suficientes para incorporar,
en el futuro, otros conocimientos y habilidades.
Al definir el currículo de las materias de bachillerato,
se destaca la importancia de conectar lo estudiado
en ellas con la realidad, así como de potenciar objetivos
y contenidos transversales a todas las materias, coordinando
el trabajo desarrollado en ellas y desarrollando la
capacidad del alumnado para comunicarse, para recibir
y buscar informaciones procedentes de fuentes diversas,
para expresarse y comunicar a los demás sus ideas,
opiniones, argumentos y conclusiones de sus trabajos,
usando códigos diversos de comunicación, oral y escrito,
simbólico, gráfico, artístico, etc.
Al incluir una materia como ésta en cada curso de
bachillerato, se pretende que el alumnado tenga oportunidad
de profundizar en los aspectos citados de su formación
y conectar con la realidad el trabajo que realiza
en las distintas materias. Se trata de ayudar al alumnado
a que sepa qué hacer con lo que sabe, con los conocimientos
que ha adquirido y que profundice en el desarrollo
de las competencias básicas, que constituían una
referencia central para el currículo de la etapa anterior.
Para ello, bajo la dirección del profesorado, el alumnado
deberá realizar un proyecto, o dos como máximo, durante
el curso, poniendo en juego lo aprendido en el ámbito
de distintas materias y contextos de aprendizaje. Eso le
permitirá integrar lo aprendido en ellas y valorar más la
utilidad de sus aprendizajes, al comprobar sus posibilidades
de aplicación a casos reales.
En ningún caso debe ser considerada ésta materia
como una oportunidad de ampliar, sin más, el horario
asignado a cualquier otra materia del bachillerato.
Objetivos.
Con esta materia se pretende contribuir a que el
alumnado, tanto en primero como en segundo de bachillerato:
- Profundice en el desarrollo de las competencias básicas
adquiridas en la etapa anterior.
- Aumente su interés por el estudio y valore más lo
que pueda aprender en el ámbito de las distintas materias
de bachillerato.
- Identifique y analice los distintos aspectos implicados
en la realización del proyecto, desde la fase inicial de
planteamiento, búsqueda de información y diseño, hasta
Sevilla, 26 de agosto 2008 BOJA núm. 169 Página núm. 215
la realización de cuantas acciones se hayan considerado
necesarias para llevarlo a cabo.
- Mejore su capacidad para comunicar a los demás
informaciones relevantes sobre el trabajo o la obra realizados,
las conclusiones obtenidas, etc., usando diferentes
códigos de comunicación, oral y escrito, en español o
en otros idiomas, simbólico, artístico, etc. y apoyándose
en las tecnologías de la información y la comunicación.
- Tenga oportunidad de conectar con el mundo real,
los conocimientos adquiridos en el ámbito de las distintas
materias del bachillerato, aplicándolos a situaciones
concretas y reconociendo su utilidad y las relaciones
existentes entre los contenidos de diversas materias,
como formas distintas de estudiar y analizar una misma
realidad.
- Se acostumbre a trabajar en equipo, asumiendo las
responsabilidades que, con respecto a sí mismo y a los
demás, implica la realización de este tipo de tareas.
Núcleos temáticos.
El desarrollo de esta materia implica la realización
de una actividad o dos al año, planteada en torno a un
tema, problema o diseño de algo tangible relacionado
con la modalidad de bachillerato escogida.
El alumnado realizará el proyecto, trabajando preferentemente
en equipo, tratando de comprender y resolver
nuevas situaciones, dar soluciones a necesidades
reales, construir prototipos, imaginar realidades virtuales,
realizar inventarios, diseñar y realizar investigaciones en
los distintos campos del saber, estudios sobre el terreno,
representaciones artísticas, creaciones artísticas, etc.
No cabe, por tanto, definir aquí núcleos temáticos
concretos, pues corresponde a cada centro y, en especial,
al profesorado responsable de impartir la materia,
decidir, en cada grupo, los temas sobre los que se deba
diseñar y desarrollar la actividad, a ser posible, de acuerdo
con el alumnado que la vaya a realizar. No hay más
límites que los derivados de las posibilidades e imaginación
de profesorado y alumnado, considerando las condiciones
reales para llevar a cabo el proyecto, los recursos
disponibles, las oportunidades que ofrece el entorno, el
capital de la comunidad y la facilidad para interesar a los
alumnos y alumnas. No es necesario que haya relación
entre los trabajos realizados en esta materia, en primer y
segundo cursos, aunque tampoco se descarta que sean
uno continuación del otro, cuando los centros de interés
escogidos así lo permitan.
Pese a todo, sí se debe tomar en cuenta que cada
proyecto será elegido y desarrollado de forma que:
- Facilite, requiera y estimule la búsqueda de informaciones,
la aplicación global del conocimiento, de estrategias
y conocimientos prácticos, capacidades sociales
y destrezas diversas, no necesariamente vinculadas
al currículo de las materias del curso.
- Implique la realización de algo tangible (prototipos,
objetos, intervenciones en el medio natural, social y cultural,
investigaciones científicas, inventarios, recopilaciones,
exposiciones, digitalizaciones, planes, estudios de
campo, encuestas, recuperación de tradiciones y de lugares
de interés, publicaciones, representaciones y creaciones
artísticas, diseños, etc.)
- Implique la información a los demás, dentro y/o
fuera del centro educativo, sobre el trabajo o la obra realizados,
las conclusiones obtenidas, etc., usando diferentes
códigos de comunicación, oral y escrito, simbólico,
artístico, etc., en español o en otros idiomas y apoyándose
en las tecnologías de la información y la comunicación.
- Las actividades que se realicen conecten de alguna
forma con el mundo real, para que el alumnado
tenga oportunidad de aplicar e integrar conocimientos
diversos y pueda actuar dentro y fuera de los centros
docentes.
- Los alumnos y alumnas hagan una aproximación
a lo que supone hacer un trabajo en condiciones reales,
siguiendo el desarrollo completo del proceso, desde su
planificación hasta las distintas fases de su realización y
el logro del resultado final.
- Fomente la participación de todos y todas en las
discusiones, toma de decisiones y en la realización del
proyecto, sin perjuicio de que puedan repartirse tareas y
responsabilidades.
- Considere las repercusiones del trabajo y de las acciones
humanas en general, así como la utilización de
cualquier tipo de recursos, las actuaciones sobre el medio
natural, social, económico o cultural presentes y de
las generaciones venideras.
- Acostumbre al alumnado a hacerse responsable,
tanto de su propio aprendizaje como de la parte que le
corresponda en la realización el proyecto.
Sugerencias sobre metodología y utilización de recursos.
Lo dicho hasta ahora tiene implicaciones metodológicas
claras, debiendo realizarse el proyecto en un marco
altamente participativo, donde la discusión, el debate y la
colaboración entre el profesorado y el alumnado de los
distintos grupos deben ser la base para su desarrollo.
Dependiendo del tipo de actividad de que se trate, variará
el número de integrantes de los distintos grupos encargados
de cada proyecto, pudiendo variar desde cinco
o seis personas de una misma clase, hasta la implicación
de una clase completa o más en el caso de actividades o
representaciones artísticas más ambiciosas. En cualquier
caso deben quedar bien delimitadas las responsabilidades
de las personas integrantes de los grupos de trabajo.
En cuanto a recursos, es importante el uso de tecnologías
de la información y comunicación, tanto para
obtener información, como para comunicar a los demás,
de la forma en que, habitualmente, se hace hoy día, los
resultados, conclusiones, etc. del proyecto realizado.
La organización de las tareas, disponibilidad de los locales
del centro, para que el alumnado trabaje en ellos, etc.,
son decisiones que corresponden al profesorado de la materia
y, en definitiva, al propio centro, dependiendo de sus
posibilidades reales: horarios, personal, recursos, etc.
Algunos de los proyectos que se realicen pueden requerir
la salida del centro para hacer trabajos de campo,
la visita a instalaciones existentes en otros centros o que
dependan de instituciones nacionales, provinciales o locales,
como museos, universidades, archivos, edificios
históricos, etc. e incluso la consulta de algunos de sus
fondos documentales o la utilización de sus instalaciones
o materiales, así como la participación en ferias de la
ciencia, representaciones artísticas, etc., de acuerdo con
lo que cada centro educativo, haciendo uso de su autonomía
pedagógica y de gestión, establezca al efecto.
Criterios de evaluación.
Los criterios para evaluar cada proyecto serán establecidos
por el profesorado responsable de su realización,
aunque, en todo caso, teniendo en cuenta los siguientes
aspectos:
- Se valorará tanto la calidad del proyecto realizado,
como la actuación del alumnado durante las distintas fases
de su desarrollo. Para ello, será necesario constatar
hasta qué punto el alumnado va cumpliendo los objetivos
previstos en cada proyecto y participa en la tareas.
Se valorarán los conocimientos que vaya adquiriendo, su
capacidad para tomar iniciativas, su participación en las
tareas de equipo, etc.
- La realización del proyecto implicará, además de la
realización del trabajo, objeto, representación, creación,
etc., de que se trate, la presentación de un informe escrito,
donde se analicen los aspectos más importantes
de su realización, se indiquen las fuentes de información
utilizadas, se justifiquen las decisiones tomadas, se vaPágina
núm. 216 BOJA núm. 169 Se vi lla, 26 de agosto 2008
lore el trabajo realizado y las dificultades superadas, se
analicen sus posibles aplicaciones, etc.
- Cada grupo deberá hacer además una defensa oral
del informe anterior, ante el profesorado de la materia o
ante un tribunal constituido en la forma en que determine
cada centro. Esta presentación, siempre que sea posible,
vendrá apoyada mediante el uso de técnicas de información
y comunicación habituales en este tipo de tareas